Demasiado tarde



No te enamores de mí, musitas en medio de la noche...
Entérate vida mía, tu plegaria imposible es ya;
me cautivan tus misterios siderales
y al fervor de tu boca de cielo
hilo mágicas fantasías en los telares de mi alma.

Tus palabras reflejan la inmensidad de tu ser,
tu voz, bella melodía de liras y violines acaricia mis ilusiones,
tu sonrisa es la fuente donde se baña mi voluntad,
tu silencio es mi añoranza y tu angustia mi agonía.

Pídele a la gota de rocío no engalane más la flor,
a los ríos su curso detener o al viento callar su rumor,
mas no quieras apartar este sentimiento
pues mis pensamientos saben a tu presencia.
Tan sólo no pidas amor, de ti no enamorarme.



© Lissette Flores López. Derechos Reservados.

3 comentarios:

Montxu dijo...

Así a de ser amiga mia, me gusta y mucho lo escrito hoy y siempre por tí.


Muxus mañaneros

Óscar dijo...

Hay tres versos que sobresalen por su belleza:

"y al fervor de tu boca de cielo
hilo mágicas fantasías en los telares de mi alma"

y

"Pídele a la gota de rocío no engalane más la flor"

Esta última imagen me ha encantado. Rebosa sensibilidad, además de tristeza.

Pocas cosas hay más tristes que pedir que no te amen, cuando de verdad te aman. Creo que no hay razón suficiente que justifique algo así. Empero, comprendo que en muchos casos se hace llevado por sentimientos nobles y generosos (de sacrificio), aunque equivocados, porque al que ama no le importa arrostrar obstáculos, o morir en el intento.

Un fuerte abrazo, Liz.

Marisol dijo...

Además de los versos que ha destacado Óscar, me gustaron mucho esos 'misterios siderales'.

Cuando uno ama, no le puede pedir a su corazón que deje de hacerlo, sin embargo, se puede fingir que no se ama, para no hacer daño, aunque no sé qué duela más si eludir al ser que se ama, o sufrir a su lado por saberlo imposible.

Un gran abrazo, Liz.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...