Corazón partido



      
                            Sola                              a la sombra
                  de  un  corazón               partido  que se torna
            en fútil ala de                        ausencia   y  melancolía,
        el silencio congela mi                   alma, luego que el amor
      ahogara   la   calma.                  No logro borrar tu recuerdo
       ni apartar tu mirada                de mi mente,  de mis sueños.
        Estás presente en el                sutil susurro de la brisa que
         azota el ventanal,                   impidiendo obrar al olvido
           y calcándote inicuo             en mi piel como tatuaje de
            tinta indeleble,            formándome una segunda piel.
              Tengo el cora-          zón roto e irracionalmente te
                 pienso y siento,        creyendo  por momentos
                   asfixiarme   de         dolor,   deseando   tan
                     solo despertar       un  día  con  amnesia
                        de ti y de tu       nombre. Esperando
                           que  en  la         soledad  de  las
                              paredes de    mi habitación,
                                   el eco       de  sollozos
                                        de      mi corazón
                                                  ayuden a
                                                  mis  lá-
                                                 gri-
                                                ma
                                                s
                                            
                                                a
                                               vo-
                                               lati-
                                           lizar  mi
                                        pena,  como
                                      vaho  al  viento
                                      en una invernal
                                         mañana  de
                                            febrero.


© Lissette Flores López. Derechos reservados



 



6 comentarios:

Isabel dijo...

Hermoso este corazón partido con su gotita de sentimientos que desborda amor, la eterna ausencia que se hace presente en los versos y en la sangre de quien ama, me ha encantado, así como la canción..

Liz Flores dijo...

Me sentí como en el colegio haciendo este caligrama (sonrío) pero al final me gustó. La canción es preciosa, me inspiró bastante. Gracias querida poetisa por tu lectura y apreciación.

Un abrazo.

Óscar dijo...

Tiene un mérito indudable este caligrama que combina la lágrima y el corazón, y es de reseñar lo bien que te ha quedado la palabra "cora-zón", igualmente rota por un guión, y las lágrimas que se estrechan como en una clepsidra. Lo malo de estos caligramas es que se desvía un poco la atención del contenido.

Un abrazo, Liz.

Marisol dijo...

Liz, has vuelto, me alegra infinitamente, aunque te de la bienvenida un poco tarde.
Interesante la forma del caligrama, el corazón desangrándose, o llorando. La ausencia duele, sí. Pero no sé si duele más tomar la decisión de dejar obrar al olvido.
Un gran abrazo.

Esencia dijo...

Maravillada quedo, un caligrama perfecto y un poemazo dentro.


con cariño, esencia.

Anónimo dijo...

guau esta muy bonito me llego al alma muy interesante para los enamora2

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...