Primavera



Érase una vez una tierra muy colorida y llena de luz donde era agradable habitar. Un día, el invierno se estableció allí, y al parecer, por tiempo indefinido. Desde entonces todo se tornó gris y frío. Durante cuatro años hubo oscuridad, silencio… soledad. Los días traían monotonía y dolor.   Hasta que una tarde el invierno se marchó tal y como llegó otrora, sin avisar. A la mañana siguiente las aves gorjeaban en los árboles, el viento susurraba en las praderas y cientos de semillas volaban con una ilusión a cuestas. Había tanto sol que todo cuanto cabía bajo el firmamento, era hermoso.



© Lissette Flores López. Derechos Reservados.

9 comentarios:

Manuel Ameneiros dijo...

Liz!!! Welcome back!
Qué bueno es tenerte de nuevo por tu blog.
Siempre habrá primaveras, aún despues de un largo invierno y aunque ya no estemos nosotros para verlas...
Abrazos, ¡totales!
Tu vecino del norte.

Óscar dijo...

Me alegro de que se haya acabado tu largo invierno, y ahora a desear que la primavera se extienda por mucho tiempo, y que las semillas germinen en una melodía de colores.

Un abrazo, Liz.

Isabel Moncayo Moreno dijo...

Bonito texto Liz, yo también deseo con ganas la llegada de la primavera, no sé, todo es luz y la luz es vida para mi, un fuerte abrazo

Liz Flores dijo...

¡ay! vecino... la primavera...

Gracias por la bienvenida =)
Un gran abrazo, Manuelito.



"y que las semillas germinen en una melodía de colores." Óscar, eres tan sutil. Me gusta mucho tu manera de decir.

Gracias, me hace muy feliz saberte aquí.
Un gran abrazo.



Es lo que trae la primavera, luz y color, atiza la sensibilidad y serena el alma. Por eso tantos la esperan con ansías.

Un fuerte abrazo, Isabel.

J. Galán (Jerónimo) dijo...

Bellísima estampa la de esta primavera en pleno invierno(en mi caso).Tal vez por eso,por haber derrotado al invierno frío y anodino, es por lo que esta primavera tuya es más primavera que la auténtica...
Ha sido un placer corretear por los prados verdes de tu querida Guatemala,después de dejar atrás ese,maravilloso también, bosque nuboso que me regalaste hace poco.
Ojalá que esta primavera sea también real para ti,Liz.

Un abrazo.

Jairo Andres Loaiza-Espinoza dijo...

Y llego el momento de ser feliz amiga mía... bienvenido esos días de felicidad...

Un abrazo y feliz semana amiga mía...

JALE

Liz Flores dijo...

Jero, digamos que en esta bifurcación de estaciones anhelo ir hacia la primavera y sus aromas, pero (veme exigente) no quiero cualquier primavera, y como sé que la que añoro está más allá de la realidad, tiendo a volver a mi eterno invierno. De esa cuenta es que bosques como aquel que te regalé, son el refugio perfecto para mi soledad.

Yo también deseo que acabe tu invierno, mi Jero, mereces vivir una eterna primavera.

Abrazos.

Liz Flores dijo...

Jairo, pues a disfrutar del día a día con todo y lo que traiga ¿que no?

Un abrazo y gracias por venir.

Marisol dijo...

Si no supiéramos cómo es el invierno, no sabríamos disfrutar la primavera. Me alegra que el inverno se marchase y deseo que el viento susurre en las praderas por mucho mucho tiempo.
Un besito.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...