Paisaje

Semuc Champey
(donde el río se hunde o desaparece)
Cobán, Alta Verapaz, Guatemala

Entre la ola crespa que se obstina
en abrazar lentamente la orilla
y blanquearla con su beso de espuma;

entre la inquietante presencia del ocaso
que serpentea en los caminos
depositando su voluntad de sombra sobre las rocas;

entre la brisa fresca que vuela en espiral
y obliga un momento al campo a quedar inmóvil
para ocupar cada rincón con su aliento a broza;

entre la noche que llena los silencios
con su murmullo de palomilla blanca
y baña los balcones con rayos de luna proyectada;

entre todos los paisajes más hermosos
hay uno que raya la perfección
¡Tú!
el que anida terrenos salvajes por descubrir,
el de prístina belleza,
el de perpetuas floraciones,
el de voces intactas
¡Tú!
el que asoma como suave aurora
inspirando la levedad de mi alma,
y se queda, como claridad de manantial,
a inundar cada una de mis hendiduras.
Tú, mi paisaje eterno, siempre serás tú.



© Lissette Flores López. Derechos Reservados.

10 comentarios:

Óscar dijo...

Son muy líricas y hermosas las descripciones que haces en las tres primeras estrofas (podríamos decir, parafraseándote, de una "prístina belleza"). Un poeta, como un pintor, tiene que saber capturar y reproducir, pasando por el tamiz de su imaginación, los colores de un paisaje. Sólo cambian el formato de la reproducción y la técnica.

Un abrazo, Liz.

Manuel Ameneiros dijo...

Liz, muy bueno. Las cuatro primeras estrofas (¿o versos?) increíblemente descriptivas. Me gustan mucho.
Abrazos.
El "perdido".

Liz Flores dijo...

Gracias Óscar, por regalarme tu tiempo que es halago para mí, por tus palabras que son como un bello paisaje que retorna (con el permiso de mi amigo Jero, tomo prestada su expresión) por seguir aquí. En verdad atesoro tu compañía.
Un fuerte abrazo.


¡Manuelito!
Qué bueno que no perdido del todo eh. Me emociona saberte cerquita, pensaba que te alejarías de todo, por eso me entristecí tanto, pero no sabes la alegría que me das. No te ausentes mucho ¿sale?
Besos y abrazos, vecinito, y que las brumas se vaya dispersando.

Jorge Ampuero dijo...

Hermoso, me gusta la metáfora con elementos de la naturaleza.

Saludos...

Manuel Ameneiros dijo...

Aquí estoy, aquí estoy...

MERCURIO dijo...

El mundo: el amado. El amado: el mundo. Como una misma realidad; realidad asida por el amor. El amor como único sentido; como única manera de percibir. Bello y peligroso, como la vida (verdadera). Un abrazo, Hada. MER.

Liz Flores dijo...

Jorge, me alegra que te gustasen las metáforas del poema. Muchas gracias por volver a mis letras. Un abrazo.


Manuelito =)
¡abrazos!


Mer, tú lo has dicho: mi mundo y mi manera de percibir el amor... Gracias por ver y entender mi sentimiento. Un gran abrazo, querida amiga.

J. Galán (Jerónimo) dijo...

Liz,que gozada para los sentidos ese paisaje de tu hermosa tierra y que baño de naturaleza al leer estos versos tuyos llenos de imágenes de gran belleza...Me he sentido transportado a un mágico rincón donde la Naturaleza es virgen todavía y en él he disfrutado de la auténtica paz que el alma necesita y,lo que son las cosas,hasta me ha parecido ver revoloteando por allí a un hada azul de alas transparentes...

Gracias por regalar siempre belleza...¡estamos tan necesitados de ella!

Un fuerte abrazo,amiga.

PD.Tienes todos los permisos para tomar lo que te apetezca de mi blog.También es tuyo.

Liz Flores dijo...

Pues me alegro que estos versos te hayan transportado a ese rinconcito de la foto, Jero, podría jurar que te enamorarías al estar de pie frente a él. Es paradisíaco.

Así que has visto al hada azul por ahí, eh ¡aguas! no vaya hacer de las suyas y te encierre en una burbuja de cristal =)

Me hace feliz tenerte aquí y que encuentres belleza en mis letras.
Un fuerte abrazo, mi querido profe.


PD: Gracias alma noble.

Ricardo Miñana dijo...

Te queda muy bella la definicion del paisaje.
un placer pasar por tu casa.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...