Cuando acabe la noche



Cuando acaben los días llenos de penumbra
y tú, noche, ya no vengas a oscilar velos húmedos en mi boca
incitando a llamarte con voz de dolor fermentado,
veré, quizá, un rayo de luz atravesar este cruel vacío.

Cuando en mi mente se pierda tu murmullo de estrella
y mis manos dejen de soñar con alcanzar tu latitud,
y mi cuerpo borre la ficción de tus besos de luna azul,
veré en ese rayo de luz a mi sino hacerse grillo en la aurora.

Cuando no escuche más tu rumor en mi acantilada soledad
y mis lágrimas apaguen el fuego de tu sombra líquida,
veré la luz atravesar un horizonte de cenizas,
sabré que la noche acabó,
porque la estación del olvido habrá iniciado.



© Lissette Flores López. Derechos Reservados.

10 comentarios:

Manuel Ameneiros dijo...

...la estación del olvido...

¿Es el punto de partida o es el destino al final de las vías?

Salud.

Liz Flores dijo...

He allí el meollo del asunto...
Definitivamente tiene que ser punto de partida, no hay de otra.

Un gran abrazo querido Manuelito.

Óscar dijo...

Sabía, por un comentario que me dejaste recientemente, que te gustaban los muelles, y si vienen acompañados de una puesta de sol, mejor que mejor. Me ha parecido harto curioso cómo usas el polisíndeton en este poema, imprimiendo ritmo a los versos. Encuentro metáforas muy bellas y estilizadas:

"oscilar velos húmedos en mi boca"
"tu murmullo de estrella"
"besos de luna azul"
"mi acantilada soledad" (creo que ésta le habría gustado a Sara)

En resumen, me ha gustado mucho; de los últimos, el que más.

Un abrazo, Liz.

Liz Flores dijo...

Sí querido Óscar, me gustan mucho los muelles, aunque ahora me llena de nostalgia recordar puestas de sol sentada en la orilla junto a la persona amada, chapoteando el agua con los pies (por eso me gustó tanto aquel poema tuyo, se me proyectó una escena de mi vida). Ver asumir las sombras en medio del sonido canoro de la Naturaleza es una sensación purificadora. Respecto al poema pues nada, tenía mis dudas, pero me quedo satisfecha sabiendo que gustó a un poeta como tú.

Más que feliz, te abrazo con cariño.

J. Galán (Jerónimo) dijo...

Ojalá comience pronto esa estación del olvido para que ante ti surja una aurora brillante, animada por el canto alegre de ese grillo que antes fue tu sino...
Coincido con Óscar en la belleza de las metáforas,algo que para mi no es ninguna novedad tratándose de tus versos.

Te mando un cálido abrazo con el deseo de que se transforme en ese rayo de luz que atravesará tu vacío...

Liz Flores dijo...

Me quedo con tu abrazo de luz, el que no sólo atraviesa este vacío, sino se queda en mi ser iluminando mis horas. Gracias de corazón por venir a alegrarme, grillito cantor.

Un reclamo, Joaquín ¡tengo sed de tu poesía! escribe algo ya ¿no?

Todo mi cariño en un abrazo a distancia.

Jairo Andres Loaiza-Espinoza dijo...

Liz querida, paso a visitarte y leer tus bellas letras que tanto me inspiran y gustan...

Lo que puedo decir es que a veces hay noches que parecen eternas, de las cuales llegamos a creer que no existira dia que termine con aquella noche que no trae mas que frio y soledad...

Pero alguna vez cuando me sentia atrapado en una noche cada vez mas oscura, me dijo, Jairo ten presente que cuando mas oscura esta la noche es por que la mañana esta cada vez mas cerca para que vuelvas a empezar.... siempre lo recuerdo porque aquella persona no se equivoco y te lo digo... la noche puede ser oscura, pero la mañana llegara querida amiga....

un abrazo grande y feliz semana...

JALE

Liz Flores dijo...

Hola Jairito, qué gusto verte por acá. Tienes razón hay noches que parecen tan largas, pero pese a la duración de su penumbra llegas a acostumbrante tanto que cuando toca amanecer las echas de menos... Pero decirte que la aurora me trae un amanecer precioso y lo estoy disfrutando de a poquito =)

Un fuerte abrazo mi lindo.

gato dijo...

Has escrito algo que me llama poderosamente la atención, quizás porque encierra perfectamente en imagen un estado tan conocido por la mayoría:
"dolor fermentado". Porque realmente el dolor fermenta cuando no se le puede dar salida.
Todas las noches acaban por muy largas... o felizmente cortas que nos parezcan.
Un beso.

P.S. ¿Lees correos en la dirección que figura en este blog?

Liz Flores dijo...

Así es mi querido gatito, todas las noches acaban sean cual fuere la situación. Me hace recordar un verso de Henrik Nordbrandt "Ojalá nunca hubieras venido así la noche tampoco habría pasado nunca."

Un gran abrazo mi lindo.


PD: ¡upsy!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...