Aquello en ti que nunca será mío



Hay algo en ti que me inquieta,
sutil fragancia de bosque macerado,
algo que se ahonda en las venas
con éxtasis sereno y fluye en el alma
con la fuerza del agua soterrada
desbordando los caudales de mi mente.

Algo hay en ti que me ilumina y oscurece,
torna al verbo contradictorio, tierno y violento
cuando asoma al pensamiento tu palabra
y cual mosaico de luceros riela sobre mi tristeza
despejando de la noche su certeza, y de mi pecho
aquello que está más allá de todo goce.

Hay algo en ti que nunca será mío,
-corazón de límpida alborada-
bálsamo de luz que ni cede ni abandona,
mas está presente, como eterno gemido
que padece y canta astros de lejano brillo,
en esta sed de fulgor en que por ti anochezco.



© Lissette Flores López. Derechos Reservados.

9 comentarios:

Manuel Ameneiros dijo...

... ésta sí me gustó...
La anterior, ...mmmm...
Cariños, Liz.

Liz Flores dijo...

¡epa! ¿sabes qué pasa? que hoy creo que andaba con unas de esas lunas de Twain y pues... (sonrío)

Gracias por ese cariño.
Un abrazo, Manuelito.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

¡Cuánta nostalgia! Me gustó leerte

Un saludo desde Medellín, Colombia

Óscar dijo...

Parece que te gusta mucho esa fotografía, pues recuerdo haberla visto antes en tu blog. En ella hay claros y sombras, lo mismo que en tus versos. Algunos contienen metáforas muy originales y bellas, como el segundo: "sutil fragancia de bosque macerado". También me ha gustado "y cual mosaico de luceros riela sobre mi tristeza".

Un fuerte abrazo, Liz, y a seguir escribiendo.

Liz Flores dijo...

Gracias por tu lectura Francisco.
Saludos cordiales hasta Colombia.

Óscar: Qué buena memoria tienes. Ciertamente había colgado antes esa imagen en el blog, me alegra que lo recuerdes. Y sí me gusta mucho por eso, porque hay luz, color y sombras (como en todos nosotros). Me gusta perderme en una imagen, ya sea gráfica o textual. En esta foto imagino que ese bosque le habla a la mujer, quedito, y ella tiene que detener su mundo para escucharle, porque el murmullo es tan leve como el sonido de un pequeño latido arrastrado por el viento.

Gracias por seguir aquí.
Otro abrazo para tí... sigo escribiendo =)

J. Galán (Jerónimo) dijo...

Con qué delicadeza expones tus dudas Liz.Cuanta poesía hay en estos versos,tanta como hojas en ese maravilloso bosque de la fotografía...

Una vez más ha vuelto a serenarse mi espíritu leyéndote...

Un afectuoso abrazo.

Liz Flores dijo...

Una vez más he vuelto a sentir la caricia de tu espíritu sobre el mío. Muchas gracias, Jero, de corazón lo digo.
Un beso.

gato dijo...

Siempre hay algo que nunca es nuestro. Tus versos lo expresan muy bien.
Un beso

Liz Flores dijo...

Tienes razón gatito, no todo del ser amado nos pertenece, siempre nos guardamos algo para sí. Gracias por venir a ronronear en mis letras.
Un fuerte abrazo, querido amigo.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...