Marzo


















Trae marzo aroma a recuerdos violáceos que oscilan de trémulas lágrimas en las roídas ramas de la memoria, y que a la más leve brisa de silencios se precipitan al suelo formando espesas alfombras, así como las jacarandas que cubren aquellas calles del boulevard, tan llenas de vida ayer, cenizas y mudas hoy.

Viene reanudando miradas anhelantes que traspasan empañados ventanales en busca de un peregrino vaho de ilusión por donde se ha de perder un instante el instinto, ebrio de falsas esperanzas, creyéndose que el viento caprichoso entre el jardín se transfigurará en esa silueta etérea que ronda constante en horas afónicas.

Vuelve marzo y sus murmullos de fotografías en sepia extendiéndose a paso lento ante los ojos, concitando la cansada paz de las pupilas. Regresa con sus días sobrados de soles y cortos de lunas; con sus auroras frías, tardes sofocantes y secas, crepúsculos prolongados y noches tristes llenas de pecas blancas que elevan la soledad del alma.

Llega tragándose famélico las hojas del calendario, pero siempre dejando una, la más dolorosa, la que permanece indeleble en su imperecedero transitar...

Transcurre desafiando minuto a minuto la libertad de las aves  y haciendo anhelar como nunca la sublevación de un par de alas.



© Lissette Flores López. Derechos Reservados.

3 comentarios:

Marisol dijo...

Parece que te has dejado contagiar por el ambiente de Marzo, otoñal en este hemisferio,
aunque aquí, en Arequipa las estaciones parecen todas iguales alguna vez tuve la oportunidad de disfrutar un otoño violáceo, y lleno de hojarascas.
Has empleado expresiones de alto vuelvo lírico, que si me permites me las guardo como :

'trémulas lágrimas en las roídas ramas de la memoria'
'leve brisa de silencios'
'la cansada paz de las pupilas.'
También me gustó la aliteración instante/instinto
La sinestesia 'horas afónicas'

El sepia es un color que me agrada de manera especial, porque simboliza la melancolía.

Has esculpido imágenes preciosas, muy esmeradas. Le has puesto mucha dedicación a esta entrega.

'Regresa con sus días sobrados de soles y cortos de lunas;'
'noches tristes llenas de pecas blancas que elevan la soledad del alma.'

'Llega tragándose famélico las hojas del calendario'

El cierre es redondo, vuelva Liz, sigue volando alto.
'Desafiando minuto a minuto la libertad de las aves y haciendo anhelar como nunca la sublevación de un par de alas.'

Un gran abrazo.

Óscar dijo...

Después de leer estas memorias de marzo, estoy por decirte, estimada Liz, que me gusta más tu prosa poética que tu poesía (sin desmerecerla, por supuesto, porque tienes poemas muy bellos). Los dos últimos párrafos son brillantes, en especial el final, que ya se ha encargado de citar Marisol en su minucioso comentario.

Los "recuerdos violáceos", las "roídas ramas de la memoria" (aquí también hay una sutil aliteración), las "horas afónicas", la "cansada paz de las pupilas"... Has compuesto toda una panoplia de melancólicas y hermosas imágenes que calan hondo en la sensibilidad del poeta.

Un fuerte abrazo, Liz, y enhorabuena por tu lograda obra.

Montxu dijo...

Y hasta mi casa llegaron estas sensaciones, aromas y colores.

Que bellas palabras amiga Liz.

Muxus

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...